La Madre

Hoy es el día de la madre, aunque cada día es su día…

Muchas veces olvidamos que hemos nacido de una madre, esa mujer que desde su útero ha creado la vida. Es bello, mágico, profundo salvaje…

A veces, incluso las mujeres que son madre olvidan su increíble entrega al dar vida y luego cuidarla, acompañarla…

Las madres son parte de este milagro y misterio que es la vida, y son sostenedoras…

Yo no soy madre: expreso de otra forma lo maternal en mí.

Aprovecho este día para inclinarme ante mi madre y todas las madres… Honro a todas las mamás de corazón. Actualmente están bastante olvidadas, cubiertas por el ritmo veloz de nuestros días, la competitividad, la poca valoración de lo milagroso y del cuidar… La lista es larga, y no se trata ahora de recrearse en ella.

Os invito a tomar unos minutos para -más allá de la fiesta montada con fines comerciales- contactar un momento con vosotras.

Estírate, busca una postura relajada, pon una mano en tu útero y otra en tu corazón. Respira lentamente el misterio de la vida, abandonando el peso de tu cuerpo a la madre tierra… Desde tu útero y tu corazón, contacta primero con tu madre y, poco a poco, deja aparecer el linaje de tus ancestros mujeres… Reposa ahí unos minutos, respirando en quietud. Sólo eso.

En el reposo, el agradecimiento nace sin esfuerzo.

Si eres hombre, pon también una mano en tu corazón y otra en tu abdomen –sobre el ombligo- y contacta con tu madre. Visualiza el momento de habitar su vientre, reposa en ella y siente su generosa nutrición.

Gracias a todas las madres! Gracias a la madre TIERRA… Celebrando, honrando…

Posted in: