Responsable del Centro

Meditación Zen

anik-zen

Anik Billard, monja Zen.

Empecé zazen en 1980 en el linaje de Taisen Deshimaru.

Sensei murió en 1982, dejando una huella profunda.

La semilla estaba plantada. Zazen brotó en mi corazón.
Descubrí la vida, la belleza, la fuerza, la vulnerabilidad en este:
Sólo Sentarse.

Por primera vez experimenté: Gratitud, una profunda gratitud, ilimitada.

Decidí recibir la Ordenación y dejar que zazen me enseñe.

El mundo absoluto abraza el mundo relativo.

Tuve mis aprendizajes a veces difíciles y dolorosos, pero siempre un eje entre el cielo y la tierra bailó y baila con las tormentas.

En los linajes zen hay una gran fuerza patriarcal, aprendí mucho de ella.
Seguí y fui discípula completamente.

Durante casi 20 años, en Francia, estuve plenamente entregada a la sangha.
Permanente en los Angos de verano en la Gendronniere. Y de Seshin en Seshin.

Un día nos fuimos una sangha de 100 personas a continuar esta misma práctica con uno de los sucesores de Taisen Deshimaru.

Fue una bella experiencia… Ser principiante de nuevo, re-crear un templo itinerante.
Fui representante de esta sangha en Barcelona, hasta más o menos el 2000.

Empecé una nueva etapa, en la cual, decidí caminar sola.
Esta forma patriarcal o no sé bien expresar el qué, sin entrar en las intimidades de grupos y personas… Había cumplido su misión en mi aprendizaje.

Siempre llevo en mí esta sangha madre, todo lo que recibí, desaprendí…

En mi nuevo caminar: el Centro de Meditación Zen Dokan es el dojo que dirijo como monja, no como maestra, tal como se entiende en el Zen.

Enseño desde estos 37 años de práctica humildemente. Cada día me siento más principiante, en el sentido de no saber, de no atrapar, no pretender…

Me gustaría mucho poder dedicar más y más horas al dojo, pero el zen es mi práctica no mi medio de subsistencia. Me dedico a la psicoterapia gestalt y al coaching Co Active.

Desde mi autonomía recibí y recibo grandes enseñanzas de Claudio Naranjo, y entendí la necesidad de un trabajo serio con el “ego”.

Mi camino hoy tiene en cuenta estas dos vías: Terapia gestalt-transpersonal y Zazen.

Hoy busco inspiración entrando a veces en contacto con maestros de linajes zen americanos sucesores de Maezumi Roshi. Y otros para el Chan y el Shivaismo de Cashmir. Llevando este tesoro recibido a lo largo de los años con cuidado y gratitud.

Zen Dokan propone ahora un Zen laico. “ Open Zen”

Gracias a todos los maestros y maestras que me enseñaron y a todos los seres.

Gassho

Anik Senka Billard

Realiza una consulta sin compromiso